masinteresmadrid.com

Applus acredita que los centros cumple con todos los requisitos de seguridad frente a la COVID-19

El Hospital Quirónsalud San José y el complejo hospitalario Ruber Juan Bravo, seguros frente a la COVID-19

El Hospital Quirónsalud San José y el complejo hospitalario Ruber Juan Bravo han obtenido el sello 'Protocolo seguro COVID-19', otorgado por la empresa Applus, que acredita la calidad y eficacia de sus procesos de trabajo para ofrecer a sus pacientes una atención sanitaria excelente.
Ampliar
El Hospital Quirónsalud San José y el complejo hospitalario Ruber Juan Bravo han obtenido el sello 'Protocolo seguro COVID-19', otorgado por la empresa Applus, que acredita la calidad y eficacia de sus procesos de trabajo para ofrecer a sus pacientes una atención sanitaria excelente. (Foto: Quironsalud)
Por Redaccion
x
redaccionmasinteresmadridcom/9/9/26
lunes 01 de junio de 2020, 13:01h
El Hospital Quirónsalud San José y el complejo hospitalario Ruber Juan Bravo han obtenido el sello 'Protocolo seguro COVID-19', otorgado por la empresa Applus, que acredita la calidad y eficacia de sus procesos de trabajo para minimizar al máximo posible la posibilidad de contagio en sus instalaciones y poder seguir ofreciendo a sus pacientes una atención sanitaria excelente.
El Hospital Quirónsalud San José y el complejo hospitalario Ruber Juan Bravo, seguros frente a la COVID-19
Ampliar
(Foto: Quironsalud)
Este certificado reconoce el trabajo desarrollado en la gestión de esta crisis, que ha planteado el gran reto de recuperar la actividad asistencial con la garantía de ser un espacio seguro tanto para sus trabajadores, como para pacientes y usuarios, así como las medidas articuladas para contener la expansión del virus.

De esta forma, ambos centros pueden retomar la actividad de forma segura, controlando los riesgos y minimizando las incidencias que se puedan producir. Para ello, se han reforzado las medidas higiénicas, de distanciamiento interpersonal y de desinfección y control; al tiempo que se han reorganizado los circuitos para alinearlos con los estándares más exigentes frente a la pandemia.

Entre estas decisiones destaca la realización de test de anticuerpos frente al virus SARS-CoV-2 en sangre a sus empleados, así como de PCRs a los pacientes hospitalizados, cirugías de riesgo y mujeres embarazadas que ingresan para dar a luz. Asimismo, se han reorganizado las consultas externas, priorizando la atención telefónica o por videoconferencia, espaciando las citas y redistribuyendo las zonas comunes para garantizar que se pueda respetar la distancia de seguridad sanitaria.

También se han rediseñado protocolos de limpieza y desinfección de los espacios y los equipos sanitarios. Se insiste en la importancia del lavado de manos y de respetar la distancia de seguridad y se han instalado dosificadores de solución hidroalcohólica. De forma paralela, se ha formado y entrenado a todo el personal en la correcta utilización de los equipos de protección individual, con el principal objetivo de que todos puedan trabajar en condiciones de seguridad.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+
0 comentarios