masinteresmadrid.com

Luis Pacheco Torres, comerciante madrileño

La influencia de la llegada de la pandemia y el confinamiento, y sus posteriores olas y restricciones, han propiciado un escenario muy perjudicial para la actividad económica.
Ampliar
La influencia de la llegada de la pandemia y el confinamiento, y sus posteriores olas y restricciones, han propiciado un escenario muy perjudicial para la actividad económica. (Foto: Getty)

Sánchez nos aboca al precipicio

martes 07 de septiembre de 2021, 19:41h
"El momento es muy delicado y lo que menos necesita España es postureo y fotografías de autobombo...". Así comienza esta tribuna de opinión, en la que Luis Pacheco reflexiona sobre la complicada situación a la que se enfrentan las pymes madrileñas este otoño.
En la imagen, Luis Pacheco, comerciante de alimentación de Madrid y autor de este artículo.
Ampliar
En la imagen, Luis Pacheco, comerciante de alimentación de Madrid y autor de este artículo. (Foto: ©Miguel Garrote)
El momento es muy delicado y lo que menos necesita España es postureo y fotografías de autobombo, que a nada conducen.

Venimos de un año y medio, desde marzo del pasado año, con unas cifras escalofriantes; la caída del PIB, el endeudamiento de nuestras empresas y familias, no admite muchas dudas.

La influencia de la llegada de la pandemia y el confinamiento, y sus posteriores olas y restricciones, han propiciado un escenario muy perjudicial para la actividad económica.

Las clases medias y todos los sectores dependientes de servicios, esenciales o no, han visto reducida su facturación drásticamente y se propusieron unos ERTEs para salvaguardar los empleos sin axfisiar a las empresas, y a éstas se les acercó a créditos blandos (ICOs) y se aprobaron incluso unas moratorias de 12 meses, para comenzar a amortizar.

Una vez llegados al comienzo del otoño de 2021, tras el verano y a la vuelta de agosto, nos encontramos un escenario adverso, en el que el turismo -tan influyente en nuestra economía- aún no supera en 40% en su totalidad de pernoctaciones y consumo colateral. Esto deriva también en que no despeguen otros sectores económicos: comercio, hostelería, producciones agrícolas y ganaderas, industria alimentaria, etc.

Además, no debemos olvidar el comienzo de pago de los ICOs que se firmaron en 2020, que se retrasaron a este mes de septiembre con una moratoria de un año, y que se empiezan a pagar ahora.

También nos encontramos en una escalada sin precedentes del coste de la luz, de las energías como el gas y el butano, los combustibles, gasolinas, etc.

El precio del kilovatio/hora triplica el de hace solamente un año. Una situación insufrible para tiendas, pymes, autónomos, que se agrava aún más si tiene cánaras, expositores con frío o sectores que precisan mucha iluminación, como es el caso de pequeños comercios de alimentación, textil, peluquerías, etc.

Si todos estos conceptos se juntan en el escenario económico, es preciso que desde las administraciones se demuestre sensibilidad para proponer soluciones y no una absoluta dejadez como muestra el gobierno de Sánchez.

Vemos una absoluta inación de un gobierno ineficaz y cuyas preocupaciones no son las economías domésticas. Está mas pendiente de la calculadora, de encuestas, en definitiva, su gran angular está absolutamente desenfocado y puede ocasionar una debacle sin precedentes si no se cambia radicalmente el rumbo y se comienzan a apuntalar las columnas imprescindibles de nuestra economía.

La reflexión es clara y contundente: si Sánchez no potencia a pymes y autónomos, iremos irremediablemente al precipicio, retrocediendo décadas de crecimiento y pagando un duro peaje.

Tiene un espejo en el que mirar y copiar: la Comunidad de Madrid, apoyo a sectores importantes en las familias de clase media, bajada y supresión de impuestos, reactivación de la economía.

Es el camino y demostrado está que es el que conduce al éxito.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios