masinteresmadrid.com

Su uso de forma no controlada puede tener efectos adversos para la salud

Los suplementos de proteínas son útiles en algunos casos, pero no pueden sustituir la adopción de buenos hábitos

Los especialistas explican que un suplemento nunca va a sustituir a una buena alimentación, a un buen entreno, ni a un buen descanso. Además, el uso de estos suplementos de forma no controlada puede tener efectos adversos.
Ampliar
Los especialistas explican que un suplemento nunca va a sustituir a una buena alimentación, a un buen entreno, ni a un buen descanso. Además, el uso de estos suplementos de forma no controlada puede tener efectos adversos. (Foto: IStockphoto)
Por Redaccion
x
redaccionmasinteresmadridcom/9/9/26
sábado 27 de enero de 2024, 08:13h
Belén Fontán, especialista en Dietética y Nutrición, afirma que siempre se deben consumir bajo prescripción médica y nunca pueden sustituir a una buena alimentación, a un buen entreno, ni a un buen descanso.
En la imagen, Belén Fontán Calvo, especialista en Dietética y Nutrición del Hospital Universitario Ruber Juan Bravo.
Ampliar
En la imagen, Belén Fontán Calvo, especialista en Dietética y Nutrición del Hospital Universitario Ruber Juan Bravo. (Foto: Quironsalud)

Las proteínas son macronutrientes esenciales, imprescindibles para realizar nuestras funciones vitales: sobre todo, poseen una función estructural, pero también hormonal, enzimática de transporte, etc.

Por su parte, los suplementos sirven especialmente para corregir deficiencias respecto a un nutriente en particular; los suplementos de proteínas son de los más usados, y sirven para cubrir o incrementar las necesidades de proteínas en función del objetivo del individuo: por ejemplo, su uso en el deporte está basado en mejorar el rendimiento deportivo (dado que incrementan la cantidad de energía y permiten entrenar de manera de forma más continuada debido a una mejor recuperación), pero también suelen usarse en población cuya masa muscular se ve afectada, como las personas mayores, que, con el paso de los años, y a raíz del envejecimiento natural pueden verla reducida. Así como, pacientes con Sarcopenia (pérdida de masa magra y de fuerza muscular) a consecuencia de tratamientos o enfermedades (pacientes oncológicos), etc.

"Estos suplementos aportan beneficios siempre y cuando se consuman bajo una recomendación médica o en el caso de deportistas profesionales o amateurs”, señala Belén Fontán Calvo, especialista en Dietética y Nutrición del Hospital Universitario Ruber Juan Bravo. Además, son una opción fantástica, ya que facilitan mucho la ingesta de este macronutriente (por ejemplo, a través de batidos).

“Sin embargo –continúa la experta–, el uso de estos suplementos en deportistas no profesionales suele ser por su insatisfacción corporal, como primer motivo. La mayoría lo usan para 'ganar musculo' y 'perder peso', pero muchos no han ajustado ni sus entrenamientos ni su dieta”.

Si no se han hecho ajustes antes, no vale suplementar. Un suplemento nunca va a sustituir a una buena alimentación, a un buen entreno, ni a un buen descanso. Además, el uso de estos suplementos de forma no controlada puede tener efectos adversos, como mareos, insomnio, diarrea o dolor con inflamación abdominal e, incluso, a largo plazo podríamos encontrarnos con problemas renales (por la sobrecarga proteica) y de osteoporosis (puede darse descalcificación ósea).

Por otra parte, para hacer una buena elección de qué suplemento proteico tomar, lo primero que debe tenerse en cuenta es que sea legal, dado el gran volumen de fraude que existe alrededor de los suplementos deportivos, comprobando si está entre el listado de suplementos aprobados por la Agencia Mundial Antidopaje (WADA, por sus siglas en inglés); y, además, si son seguros y eficaces a través de estudios científicos que los avalen.

El ajuste de la cantidad proteica debe ser personalizado, aunque para la población general se sitúa entre 0,8 y 1,2 gr. por kilogramo de peso y día, mientras que en la población deportista los valores seguros y útiles pueden aumentar a entre 1,5 y 2,5 gramos.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+
0 comentarios