masinteresmadrid.com

Urbanismo cifra en diez el total de 'cocinas agrupadas' en la ciudad, una cifra con la que disienten los vecinos

Vecinos de Arganzuela se manifiestan para reclamar el cierre de cocinas fantasmas en Alejandro Ferrant

El acto de protesta ha consistido en una marcha desde el colegio Miguel de Unamuno, ubicado en el número 5 de la calle de Alicante, hasta la Junta de Arganzuela.
Ampliar
El acto de protesta ha consistido en una marcha desde el colegio Miguel de Unamuno, ubicado en el número 5 de la calle de Alicante, hasta la Junta de Arganzuela.
Por Redacción Centro
x
centromasinteresmadridcom/6/6/23
domingo 14 de noviembre de 2021, 21:06h

Vecinos de Arganzuela han convocado este domingo una marcha para reclamar el cierre de un las cocinas fantasmas en Alejandro Ferrant, 8, por encontrarse cerca de un colegio y en una zona residencial y, además, los vecinos afectados por su presencia en edificios residenciales presentarán en el Ayuntamiento este lunes, a las 10.00 horas, sus propuestas para mejorar la normativa que las regulará.

Vecinos de Arganzuela se manifiestan para reclamar el cierre de cocinas fantasmas en Alejandro Ferrant
Ampliar
Vecinos de Arganzuela se manifiestan para reclamar el cierre de cocinas fantasmas en Alejandro Ferrant
Ampliar

El acto de protesta ha consistido en una marcha desde el colegio Miguel de Unamuno, en la calle de Alicante, hasta la Junta de Arganzuela. Ha contado con la presencia y el apoyo de comunidades afectadas de otros lugares de Arganzuela y distintos distritos, como Chamartín, Centro y Tetuán, según ha informado la Federación Regional de Vecinos de Madrid (FRAVM).

Los vecinos han puesto de manifiesto que la apertura de esta industria, "pared con pared" con el citado centro escolar, ha aumentado la presencia de vehículos y el tráfico rodado en la zona, con el consiguiente incremento de molestias para los vecinos por ruidos, humos y ocupación de espacios en la acera, en detrimento del peatón.


Llamamiento a todos los centros educativos

Desde la Asociación de Familias del Alumnado (AFA) del CEIP Miguel de Unamuno han hecho un llamamiento a todos los centros educativos de la capital puesto que, hasta que la normativa no se actualice en consecuencia, cualquier colegio podría sufrir la misma situación por la que ahora están pasando las 900 alumnos del Unamuno y sus familias.

Esta movilización da continuidad a las llevadas a cabo desde que se conoció este proyecto industrial y de las reuniones que los vecinos han tenido con el delegado de Desarrollo Urbano del Ayuntamiento de Madrid, Mariano Fuentes, e incluso una conversación con el alcalde, José Luis Martínez-Almeida.

"Lamentablemente, ambos se han lavado las manos con este asunto, a pesar de que las cocinas industriales de Alejandro Ferrant incumplen la normativa que su propio Gobierno está impulsando", han denunciado públicamente.

En el marco de estas reuniones, las familias y vecinos de Alejandro Ferrant mantuvieron la semana pasada una reunión con el delegado de Familias, Igualdad y Bienestar Social, Pepe Aniorte (Cs), para solicitar un estudio sobre entornos seguros y saludables para el alumnado del colegio Miguel de Unamuno, tras la implementación de las cocinas fantasma.

Fruto de esta reunión, el delegado de Familias se ha comprometido a recibir "personalmente" las sugerencias de los vecinos respecto al desarrollo y ejecución del IV Plan de Infancia y Adolescencia del Ayuntamiento de Madrid (PLIAM) y mediar con otros responsables del Conntamiento "para que el plan recoja que no puede bajo ningún concepto ubicarse al lado de centros educativos negocios que por su forma de producción y distribución puedan considerarse industriales, como es el caso de las cocinas fantasma".

Desde la FRAVM, además, se ha solicitado una reunión con el intendente de Policía de Arganzuela, "a la vista de las sistemáticas infracciones de tráfico que se producen a diario" en la calle de Alejandro Ferrant como consecuencia de la actividad de las cocinas fantasma, para reclamar que se lleven a cabo "controles esporádicos durante las horas de más actividad de las cocinas y vigilancia a pie de manera continua durante las horas en las que el funcionamiento de las cocinas coincide con el horario escolar".


Este lunes, sus propuestas al Ayuntamiento

El lunes, además, los vecinos afectados por cocinas fantasma ubicadas en edificios residenciales presentarán, a las 10.00 horas, en el Ayuntamiento, sus propuestas para mejorar la normativa que regulará las cocinas fantasma.

Entre estas sugerencias que van dirigidas a mejorar el Avance de Modificación de las Normas Urbanísticas del Plan General, está la de establecer una distancia mínima de 500 metros entre estos negocios industriales y los centros escolares, hospitales y similares, limitar a cuatro el máximo número de cocinas por local, limitar su horario de actividad de 10.00 a 22.00 horas, prohibir la venta directa al público y que sean necesarios informes ambientales y de movilidad para abrir estos negocios.

Los colectivos damnificados piden también que todas estas condiciones sean aplicables a las licencias ya concedidas, de manera que en el periodo de un año las empresas que ya operan se tengan que adaptar a las mismas.

Previamente, a las 9.45 horas, registrará las firmas que han recogido estas últimas semanas, en la sede del Ayuntamiento.


Cocinas agrupadas

El Ayuntamiento de Madrid no ampliará la moratoria de construir cocinas industriales a las zonas de la capital calificadas como industriales que estén cerca de las residenciales, tras rechazarse en el pasado Pleno de octubre las mociones de Más Madrid y PSOE que así lo solicitaban.

Han sido los votos de PP, Cs y Vox los que echaron atrás estas propuestas, que sí tuvieron el visto bueno de los grupos proponentes y del mixto. El delegado de Desarrollo Urbano, Mariano Fuentes (Cs), explicaba que la suspensión, actualmente en vigor, "afecta a actividades residenciales que se implantan en parcelas de uso residencial por el impacto al entorno que pudieran generar estas actividades".


Sólo diez, las contabilizadas por el Consistorio

Fuentes insiste en que en la capital existen un total de diez cocinas agrupadas (industriales), todas ellas con "cabida en el ordenamiento urbanístico actual". Los vecinos no creen esta cifra.

El Ayuntamiento ha modificado las normas urbanísticas del Plan General y se ha suspendido la posibilidad de otorgar licencias en zonas residenciales, así como se deben limitar a una superficie de 350 metros cuadrados, obligando a que la carga y descarga se produzca dentro de los locales.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+
0 comentarios