masinteresmadrid.com

Estas dietas pueden conllevar una mala absorción del hierro, puede hacer que el pelo interrumpa su fase de crecimiento

La alimentación vegana y vegetariana y su influencia en la salud capilar y en la caída del cabello

Al ser de origen vegetal, estas dietas pueden conllevar una mala absorción del hierro, y su déficit puede hacer que el pelo interrumpa su fase de crecimiento, conduciendo a un efluvio telógeno.
Ampliar
Al ser de origen vegetal, estas dietas pueden conllevar una mala absorción del hierro, y su déficit puede hacer que el pelo interrumpa su fase de crecimiento, conduciendo a un efluvio telógeno. (Foto: Hospital Capilar)
Por Redaccion
x
redaccionmasinteresmadridcom/9/9/26
lunes 14 de noviembre de 2022, 19:36h
Es importante suplir las deficiencias nutricionales ligadas a las dietas 'veggie', ya que pueden influir en la caída del cabello y en su calidad y aspecto, afectando a su estructura, grosor o brillo, según los expertos de Hospital Capilar.
En la imagen, Dr. Francisco Pilo, cirujano capilar en la clínica Hospital Capilar de Madrid.
Ampliar
En la imagen, Dr. Francisco Pilo, cirujano capilar en la clínica Hospital Capilar de Madrid. (Foto: Hospital Capilar)

Estudios recientes estiman que, aproximadamente, un 13% de la población total española sigue una alimentación vegetariana, vegana o flexitariana, tratándose en este último caso de una dieta basada en lo vegetal y con un consumo de carne o pescado puramente anecdótico.

Una cifra que ha aumentado un 34% con respecto a años anteriores y que, por tanto, forma parte de un modo de vida cada vez más extendido, siendo esencial informarse sobre cómo suplir las deficiencias nutricionales ligadas a estas dietas, ya que pueden afectar en nuestro organismo e influir, de forma directa, en la caída del cabello, según explican desde Hospital Capilar.

“El estado de nuestro pelo está íntimamente ligado con nuestra nutrición, ya que los alimentos que incluimos en nuestra dieta intervienen en el crecimiento, fortalecimiento o en la pérdida del cabello. Por ello, es importante planificar bien la alimentación en el caso de las dietas veganas o vegetarianas, ya que éstas pueden provocar déficits de nutrientes, vitaminas y minerales o una posible anemia, produciendo alteraciones a nivel capilar y afectando profundamente al crecimiento y caída del cabello, repercutiendo también en su calidad y aspecto”, explica el doctor Francisco Pilo, de la clínica Hospital Capilar.

Es importante recalcar que, en estos casos, la razón de que se nos caiga en mayor medida el pelo se produce por un desconocimiento de la dieta adecuada a seguir para cubrir todas las necesidades vitamínicas.

Existen determinadas vitaminas y nutrientes que juegan un papel fundamental en el crecimiento adecuado del cabello, como el magnesio, la biotina, el zinc, el hierro o las vitaminas A, B, C y E, que ayudan a la oxigenación del folículo y a una correcta producción de queratina. Por ello, su déficit contribuirá a una mayor caída y a una peor calidad del pelo, afectando, en consecuencia, a su estructura, grosor o brillo; volviéndose más fino, apagado, debilitado, o viéndose afectado su ciclo vital.

“Llevar una dieta inadecuada puede provocar déficits de proteínas, grasas, Omega-3, zinc, hierro, calcio, vitaminas B-2, B12 y D, entre otros. En general, estos nutrientes son necesarios para una correcta renovación de las células de nuestros folículos, afectando a su estructura, pared celular, etc. A nivel macroscópico, se ve alterada la calidad de las distintas capas de nuestro pelo, pudiendo dar un aspecto poco saludable, encrespado o con falta de brillo. Además, estos nutrientes son imprescindibles para la vida de los folículos, por lo que una deficiencia severa de los mismos puede provocar una alopecia importante, así como un efluvio telógeno en el que el pelo acelere su ciclo vital y llegue más rápidamente a la fase de reposo”, detalla el Dr. Pilo.

Suplementos alimenticios

Por ello, los veganos o vegetarianos deberán, en la medida de lo posible, suplementar su dieta mediante la ingesta de determinados suplementos alimenticios a base de proteínas, algunos minerales o vitaminas.

Por ejemplo, una dieta vegana afectará negativamente en el cabello siempre que no esté bien suplementada de vitamina B12 que, junto con el ácido fólico, tiene un papel fundamental en la producción de las células del folículo piloso y el crecimiento del pelo, además de afectar a la salud capilar mediante la aparición de canas prematura. Mientras que el ácido fólico se puede hallar en verduras y legumbres, la vitamina B12 se encuentra principalmente en alimentos de origen animal como carnes, mariscos, leche o huevos, aunque también está presente en determinadas bebidas vegetales de almendra, soja, coco o avena o en la levadura de cerveza.

Por otro lado, tener una deficiencia de Omega-3, ácido graso presente mayoritariamente en el pescado, puede llegar a producir problemas de circulación y afectar, por ende, a la caída del cabello, por lo que se deberá hacer hincapié en alimentos que lo contengan como las espinacas, nueces, el lino, la chía o la soja.

Por su parte, la biotina es otro nutriente esencial para evitar esta pérdida. Se recomienda tomar en forma de suplemento en dietas veganas bajas en proteínas, aunque también se encuentra en cereales, frutos secos y verduras como la coliflor o el brócoli, alimentos que, según puntualiza el especialista de Hospital Capilar, “son ricos en minerales como el zinc, otro nutriente elemental para tener un cabello fuerte y con brillo”.

Asimismo, otra alteración que podemos encontrar en estas dietas es la mala absorción del hierro, al ser éstas de origen vegetal, por lo que en ocasiones también requiere de una suplementación. El hierro es un mineral asociado a la producción de hemoglobina que se encarga de oxigenar la sangre que llega a los folículos pilosos y, por ello, su déficit puede llevar a que el pelo interrumpa su fase de crecimiento, conduciendo, en algunos casos, a un tipo de efluvio que se conoce como alopecia sideropénica o ferropénica.

“Mantener una dieta equilibrada es compatible con llevar pautas de alimentación vegana o vegetariana, siempre y cuando se vigilen los déficits nutricionales que puedan aparecer, en los que el pelo será uno de los primeros afectados. Por ello, se debe valorar una correcta suplementación con aquellos nutrientes y vitaminas de los que existe riesgo de carecer, así como hacer una revisión analítica cuando sea necesario, con el fin de que el pelo pueda mantener su fuerza y vigor habitual”, concluye el doctor Pilo.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+
0 comentarios